INICIO

TU COMUNIDAD MISIONERA

CURSOS Y TALLERES

MATERIAL FORMATIVO

RECURSOS PARA MISIONAR

¿QUE ES LA MISION?

SOMOS COMUNIDAD

CONTACTO

 

Ministros de la Comunión Misioneros

 

¿Cómo puede el Ministro de la Comunión ser Misionero?

Entre los servicios que presta el Ministro de la Comunión, ocupa un lugar destacado la visita a los enfermos y ancianos para acercarles la Eucaristía. Este servicio es invalorable, puesto que acerca al mismo Jesucristo al lecho del enfermo y del anciano. Pero el Ministro de la Comunión, puede aún hacer algo mucho más grande: puede transformar la vida del enfermo o del anciano, invitándolo a ser él también misionero…

 

De esta manera, el Ministro de la Comunión puede ser un animador misionero de los enfermos y ancianos, e invitarlos a ellos a realizar cooperación misionera.

 

La Animación Misionera de los Enfermos y Ancianos

"Cumplo en mi carne lo que le falta a la Pasión de Cristo" (Col 1,24)

La Animación Misionera de los Enfermos y Ancianos busca que los enfermos, los que sufren, los limitados físicos, etc., descubran su situación como un llamado al seguimiento más cercano del Señor, para ser transformados en sus discípulos predilectos mediante su Palabra y los sacramentos con el fin de que sean sus apóstoles.

 

Aquellos cristianos que hacen descubrir a los enfermos esta dimensión profunda de su realidad cristiana, están prestando un enorme y valioso servicio, porque les abren horizontes infinitos que les permitirán renovar su fe, sentirse miembros dolientes pero útiles e invitados a participar activamente en la acción apostólica y misionera de la Iglesia.

 

Los enfermos están llamados a descubrir, con ocasión de las enfermedades, en los dolores y sufrimientos, una llamada especial del Señor para ser sus testigos con su vida, con sus palabras, con sus actitudes. El enfermo tiene la enorme y maravillosa posibilidad de identificarse con Cristo doliente en la cruz, y hacer carne propia las palabras de san Pablo: "estoy crucificado con Cristo y ya no vivo yo, es Cristo que vive en mí. Vivo de la fe en el Hijo de Dios que me amó y se entregó por mí"  (Gal 2,19b-20).

 

De esta realidad de fe nace la dimensión misionera universal del enfermo y su dolor: "cuando yo sea levantado en la cruz, atraeré a todos hacia mí", dice Jesucristo (Jn 12,32). La vida del enfermo convertida en ofrenda desde la cruz de su dolor, adquiere las mismas dimensiones del acto Redentor de Cristo por la salvación del mundo entero. El enfermo, puede cooperar en la obra evangelizadora universal, uniéndose a ella con su sacrificio, sus oraciones, su debilidad, sus soledades, sus abandonos, sus limitaciones, sus lágrimas (cooperación misionera espiritual).

 

Aunque parezca difícil, desde su cama, el enfermo puede ser misionero con sentido universal, apoyar con su propio sacrificio la obra de primera evangelización, y colaborar para la conversión de los miles de millones que no conocen a Jesucristo.

 

Cómo se organiza la Animación Misionera de los Enfermos y Ancianos

a.- El Ministro de la Comunión: animador de los Enfermos y Ancianos

El Animador de los Enfermos y Ancianos Misioneros es el agente pastoral que se dedica a acompañar a los enfermos y ancianos de la Parroquia que aceptan el desafío de ser misioneros desde su situación de limitación, los anima, les brinda formación y animación misionera y los ayuda a cumplir su misión..

 

El Ministro de la Comunión puede incorporar al apostolado que ya realiza con los enfermos, la dimensión misionera. Y así  participa de la misión universal de la Iglesia prestando este valioso servicio de Animación Misionera.

 

b.- Los Enfermos y Ancianos Misioneros

Los Enfermos y los Ancianos son protagonistas de la misión de la Iglesia, desde la limitación propia de su enfermedad o de su edad. Pueden participar de este apostolado todos los enfermos, de cualquier edad y condición, que padeciendo una enfermedad o algún tipo de invalidez crónica o de larga duración, se sientan invitados por el Señor a unirse al dolor redentor de Cristo con espíritu misionero para colaborar en los fines de esta asociación. También los ancianos pueden sumarse a este apostolado.

 

De esta manera, los enfermos y ancianos, pueden participar de la misión universal de la Iglesia prestando este valioso servicio de Cooperación Misionera.

  ¿Y esto cómo se hace?

Las actividades específicas que realiza el Ministro de la Comunión que anima a los enfermos y ancianos misioneros son los siguientes:

 

* Informar a los enfermos y ancianos a quienes lleva la Comunión, acerca de la forma en que ellos pueden ser misioneros, e invitarlos a asumir este desafío.

 

* Despertar en los enfermos y ancianos el sentido de pertenencia a la Iglesia universal y la corresponsabilidad en la obra misionera de la Iglesia, animándolos a sentirse partícipes en la tarea misionera, mediante la oración y el ofrecimiento de la propia cruz.

 

* Motivar a los enfermos a informarse sobre la realidad misionera de la Iglesia y sobre las actividades que realiza por la evangelización en todo el mundo. Para esto existen revistas, artículos en internet, libros y folletos con testimonios de misioneros.

 

* Animar a los enfermos a ofrecer sus sacrificios, sufrimientos y oración por  todos los que no conocen a Cristo, y en especial, por los enfermos y ancianos del mundo entero, por los misioneros que ya trabajan al servicio de la misión, y por el surgimiento de nuevas vocaciones misioneras. Para esto, una herramienta muy valiosa es el Rosario Misionero.

 

* Orar por todos los enfermos del mundo, y especialmente por los Enfermos y Ancianos Misioneros, por la perseverancia de los agentes pastorales que están al servicio de los enfermos y ancianos en todo el mundo, y por el surgimiento de nuevas vocaciones destinadas a este servicio.

 

Encuentra en nuestra Biblioteca de Materiales Misioneros, más materiales para la formación del Ministro de la Comunión como Servidor de los Enfermos y Ancianos Misioneros

Encuentra en nuestra Biblioteca de Recursos Misioneros, folletos para utilizar en el servicio de Animación Misionera de los Enfermos y Ancianos 

 

 

 

Este es un pequeño servicio, que puede dar inmensos frutos a la misión de la Iglesia universal, puesto que la actividad de tantos que trabajan al servicio de la evangelización de nada serviría si no hubieran detrás de ellos otros tantos “misioneros” ofreciendo su oración y sacrificios por la misión

 


e-mail: portalmisionero@hotmail.com