INICIO

TU COMUNIDAD MISIONERA

CURSOS Y TALLERES

MATERIAL FORMATIVO

RECURSOS PARA MISIONAR

¿QUE ES LA MISION?

SOMOS COMUNIDAD

CONTACTO

 

Gupos y Movimientos de Niños

 

¿Cómo puedo hacer más Misionero mi Grupo de Niños?

 

<< Mandanos ideas de actividades misioneras que realices con tu Comunidad para enriquecer esta sección >>

 

La principal forma de hacer más misionero a nuestro grupo, movimiento, apostolado de niños, es a través de la formación misionera de los niños, y dotándolo de la actitud de “salida misionera” a la que el Papa Francisco invita a toda la Iglesia. Respetando su objetivo, carisma y estilo particular, es posible inculcar en los niños, desde la más temprana edad, la conciencia misionera universal, y realizar pequeños “servicios misioneros”, a través de los cuales, los niños experimenten el anuncio de la Buena Noticia, principalmente hacia otros niños

La manera en que suele presentarse a los niños la vocación misionera es a través de la idea fuerza: “Soy amigo de Jesús, y hago amigos para Jesús”. Esta es la “bajada” a la mentalidad del niño de la idea del “discípulo misionero”.

 

A continuación mencionamos varias maneras posibles de 

incluir la dimensión misionera en nuestros grupos, apostolados, movimientos y comunidades que trabajan con niños:

* Creando conciencia de que todos somos misioneros y corresponsables de la misión universal, que todos estamos llamados a dar testimonio de Jesucristo y a anunciarlo a los que no lo conocen, comenzando por nuestra casa, nuestros amigos, compañeros de estudio, en el barrio, y hasta los confines de la tierra. Esto se logra creando conciencia de que todos los niños del mundo son amigos de Jesús, y que están llamados a ser amigos de los niños del mundo entero. La idea fuerza: “De los niños del mundo, ¡siempre amigos!” ayuda a transmitir esta conciencia misionera univeral.

* Dirigiendo las acciones propias del carisma de nuestro Movimiento, Apostolado, Grupo o Comunidad, específicamente a los no cristianos y a los alejados: no quedarnos encerrados en nosotros o en los de siempre, pescando en la pecera de gente que ya está en la Iglesia…..

 

* Realizando Servicios Misioneros en la Parroquia: a través de los cuales los niños tengan la experiencia de dar testimonio de su fe. Por ejemplo: repartiendo folletos con mensajes evangelizadores a la salida de las Misas, realizando visitas a las casas, marchas o batucadas misioneras en el barrio, etc.

* Haciendo misionera la oración de los encuentros: rezando por los niños del mundo entero y por su salvación, especialmente por los que no conocen a Cristo, por los misioneros y por las misiones en los cinco continentes, por el surgimiento de nuevas vocaciones misioneras laicales, religiosas y sacerdotales, por el surgimiento de vocaciones sacerdotales nativas en las Iglesias jóvenes. Para esto, puede ser una valiosísimas herramientas el Rosario Misionero, adaptado si es necesario, a los niños.

* Enseñando el valor de la oración y el sacrificio ofrecidos por las misiones, los misioneros y por los niños del mundo entero: enseñando a los niños a realizar pequeños sacrificios y a ofrecerlos por los niños del mundo entero. Esto se conoce con el nombre de “cooperación espiritual”.

* Enseñando la solidaridad para con los niños del mundo entero: por ejemplo, a través de una alcancía misionera, en la cual los niños realicen un aporte durante todo el año, y se ofrezca en el mes de Octubre como parte de la Colecta Mundial de las Misiones. Este tipo de colaboración que se denomina “cooperación material”, tiene también mucho de “espiritual”, puesto que lo que importa no es el dinero que se aporta a la alcancía, sino el hecho de que este dinero sea una ofrenda del niño que, probablemente sacrificó el comprarse un sándwich un día en la escuela, para ofrecer el dinero que hubiera gastado en él, por los niños del mundo, poniéndolo en la alcancía misionera.

 

Algunos tips que pueden ayudar en la formación misionera de los niños:

 

Un Niño Misionero:

* Ayuda con su ofrenda económica a los niños/adolescentes más necesitados del mundo entero.

* Comunica el espíritu misionero a otros niños/adolescentes y apoya los servicios misioneros de los otros grupos de su comunidad.

* Colabora en las actividades misioneras de la parroquia

* Se comunica con niños y adolescentes misioneros de los países de misión.

* Realiza otros servicios en favor de los niños y adolescentes.

 

Compromisos del Niño Misionero

* Conozcamos al Señor: No podemos amar a Dios si no lo conocemos. Conozcámoslo escuchando su palabra y hablándole. Todo niño y adolescente aprende a vivir con El y a vivir como El.

* Oremos: Es necesario orar todos los días para recibir la luz, el amor de Dios y la fortaleza para cumplir nuestra misión. Por eso, además de la oración personal diaria, en los encuentros de grupo, siempre hemos de tener momentos de oración para pedir por los niños no cristianos del mundo, por los niños y adolescentes necesitados, por los misioneros, y para ser fortalecidos nosotros mismos.

* Sacrifiquémonos: El regalo que Jesús ofreció a su Padre fue su propia persona: en todo momento hizo la voluntad de su Padre, se hizo obediente hasta la muerte en cruz. Jesús nos enseña que el mayor regalo que podemos hacer a Dios es la consagración de nuestra vida, aceptando y ofreciendo los sufrimientos que se nos presenten a diario por el bien de las misiones. También el niño misionero, ofrece su vida por las misiones. Con alegría y generosidad comparten su fe, comunicando la luz y el amor de Dios, dando en cada encuentro su limosna por las misiones.

* Comulguemos: Con esta cuarta consigna, el niño misionero, aprende a participar en la Eucaristía dominical y la Reconciliación frecuente. El Cuerpo de Cristo nos alimenta y fortalece para cumplir nuestra misión. Es también un momento especial de comunión con nuestros hermanos en todo el mundo. El niño misionero se une en Jesús a todos sus hermanos.

* Seamos misioneros: Hacen falta acciones y no tantas palabras, dando testimonio de amor, de paz y de la presencia de Dios en el mundo. El niño misionero se siente enviado por Jesús a ser su pequeño gran misionero. Es misionero en su familia, en el colegio, con los amigos, en la parroquia. Por sus oraciones, limosnas e interés, es también misionero más allá de sus fronteras, al estilo de San Francisco Javier.

* Demos testimonio: con su servicio alegre, humilde, sencillo, solidario y generoso. Hace amigos para Jesús con su testimonio y palabras, y ayuda a que otros niños y adolescentes también quieran ser amigos de Jesús y misioneros para Jesús

 

Decálogo del niño misionero

1.- Un niño misionero mira a todos los hombres con ojos de hermano.

2.- Un niño misionero conoce a Jesús, ama como Jesús, no se avergüenza de hablar de Jesús.

3.- Un niño misionero reza todos los días a su Padre Dios por sus hermanos, los niños y adolescentes de todo el mundo, y quiere que conozcan a su Madre, la Virgen.

4.- Un niño misionero siempre dice ¡gracias!

5.- Un niño misionero goza de poder dar, y de que los otros también puedan gozar al darle a él.

6.- Un niño misionero está alegre en el servicio.

7.- Un niño misionero sabe que su persona es más necesaria que su dinero.

8.- Un niño misionero es generoso aunque le cueste.

9.- Un niño misionero busca soluciones y las encuentra.

10.- Un niño misionero siempre piensa en «nosotros»

 


 

La principal forma de hacer más misionero a nuestro grupo, movimiento, apostolado juvenil, es dotarlo de la actitud de “salida misionera” a la que el Papa Francisco invita a toda la Iglesia.  Respetando su objetivo, carisma y estilo particular, es posible incluir en su accionar, a los no cristianos y a los cristianos alejados.

 

Muchos grupos juveniles se encierran en sí mismos, o limitan su accionar a los que ya son cristianos, “pescando en la pecera”. Ponerse en actitud de salida misionera, consiste en ensanchar los horizontes y salir al encuentro de los que no conocen a Cristo y de los alejados.

 

A continuación mencionamos varias maneras posibles de incluir la dimensión misionera en nuestros grupos, apostolados, movimientos y comunidades juveniles:

Creando conciencia de que todos somos misioneros y corresponsables de la misión universal, que todos estamos llamados a dar testimonio de Jesucristo y a anunciarlo a los que no lo conocen, comenzando por nuestra casa, nuestros amigos, compañeros de estudio, en el barrio, y hasta los confines de la tierra.

Dirigiendo las acciones propias del carisma de nuestro Movimiento, Apostolado, Grupo o Comunidad, específicamente a los no cristianos y a los alejados: no quedarnos encerrados en nosotros o en  los de siempre, pescando en la pecera de gente que ya está en la Iglesia…..

Organizando Misiones: en comunidades (barrios, pueblos, parajes), donde la Iglesia no está presente, o donde no existe una comunidad cristiana lo suficientemente madura para vivir su pertenencia a la Iglesia. (Hacé click aquí para conocer más acerca de en qué consiste y cómo se organiza un Proyecto Misionero).

Organizando Misiones Parroquiales: procurando llegar a toda la jurisdicción parroquial, especialmente a los no cristianos y a los alejados y, en el caso de parroquias grandes o rurales, las comunidades más alejadas de la sede parroquial. Una de las actividades ptincipales de las Misiones Parroquiales son las Visitas a las Casas. (Hacé click aquí para conocer más acerca de cómo se organizan las Visitas a las casas).

Realizando acciones o servicios misioneros puntuales: Misiones urbanas, Acciones Misioneras Callejeras, Teatro Callejero con contenido evangelizador, Flash Mobs Evangelizadores, Marchas, Batucadas o Bicicleteadas Misioneras, Guitarreadas o Mateadas Misioneras, Invitación Misionera Parroquial, etc. (Hacé click aquí para conocer más en detalle en qué consisten las distintas acciones o servicios misioneros puntuales).

Realizando acciones o servicios misioneros parroquiales: Hay muchas actividades de "salida misionera" que pueden organizar los movimientos, grupos o apostolados que están insertos en Parroquias  (Hacé click aquí para conocer algunos ejemplos de acciones o servicios misioneros parroquiales).

Evangelizando a través de los medios de comunicación y redes sociales: dando a conocer la Buena Nueva de Jesús, según el estilo de nuestra Comunidad, a través de internet, televisión, radio, medios gráficos.

Haciendo misionera la oración de los encuentros: rezando por el mundo entero y por su salvación, especialmente por los que no conocen a Cristo, por los misioneros y por las misiones en los cinco continentes, por el surgimiento de nuevas vocaciones misioneras laicales, religiosas y sacerdotales, por el surgimiento de vocaciones sacerdotales nativas en las Iglesias jóvenes. Para esto, son  valiosísimas herramientas el Rosario Misionero y las Intenciones Misionales del Santo Padre.

Enseñando el valor de la oración y el sacrificio ofrecidos por las misiones, los misioneros y por la salvación del mundo entero, es decir, haciendo también oración del ofrecimiento del sacrificio y el sufrimiento cotidiano

 

 


e-mail: portalmisionero@hotmail.com